Atrapados en azul

Anoche, antes de dormirme, leí una noticia en el diario “El País” que afirmaba que el PP sube en intención de voto y volvería a ganar las elecciones generales si se celebrasen hoy. La noticia, que podéis consultar aquí, está basada en un reciente sondeo de Metroscopía y muestra que por muy adversos que sean los datos económicos, por duros que sean recortes y por notables que sean los escándalos de corrupción que afectan al partido del gobierno, un 34% de ciudadanos sigue prefiriendo al PP.

Cuando conseguí dormirme, tuve una pesadilla. Conducía de vuelta a casa una tarde de viernes. Iba escuchando música cuando me llamó la atención un coche con una sirena azul. Me asusté y miré, instintivamente, el velocímetro. Solo iba a 90 km/h, así que aquel coche de policía no podía estar persiguiéndome a mí. Además no era de la Guardia Civil ni de la Policía de Tráfico sino de la secreta, como demostraba la falta de distintivos externos y la presencia de esa única sirena azul situada en el salpicadero, dentro del coche. La presencia de esos dos vehículos policiales (ahora me había fijado que el de al lado también llevaba sirena) tenía que explicarse por otro motivo porque la policía secreta no está para perseguir a simples infractores de tráfico.

Me extrañó ver cuatro, cinco coches más con sirenas azules. Las luces eran tan potentes que todo el parabrisas era azul intenso. Diez, doce, todos los coches tenían esa luz. “Estúpido, es el destello del sol en el parabrisas”, me dije, “y lo ves azul por la polarización de las gafas de sol”. Me las quité y, efectivamente, no eran sirenas sino el reflejo del sol, pero los reflejos seguían siendo azules. También eran de ese color las carrocerías de todos los coches que me rodeaban.

Miré el horizonte para despejar la vista y vi el mar, y también era azul. Me pareció normal. Los carteles también, pero eso tampoco me extrañó: estaba en una autopista. También las nubes eran azules. ¿Las nubes? Las casas, los anuncios publicitarios de los arcenes, las líneas de la calzada, mi camisa, mis zapatos, la aguja de mi velocímetro, la carcasa de mi GPS: todo se había vuelto azul.

Asustado, salí de la autopista y conduje hasta una playa cercana. Bajé del coche y quedé aterrorizado al ver la arena: era azul. También una colilla semienterrada, una caracola, la espuma de las olas. Todo. El aire era azul, mi aliento era azul, mis intestinos eran azules, las membranas de mis células eran azules. Cerré los ojos y nada cambió: el mapa de España era azul y también el dinero, la televisión, el pensamiento. Las leyes, los ciento ochenta y seis votos a favor, los bancos, los trajes, las corbatas, las correas, los sobres, los discursos, las carcajadas siniestras, todas azules. No contento con aplastarnos, el azul trataba de ocupar nuestros cuerpos entrando por las bocas, los oídos y los orificios nasales.

Miré al cielo y todo era azul menos una gaviota, que era blanca. Bajé la vista hacia el horizonte y allí, a la izquierda, rompiendo el azul, asomaban algunos rayos de sol y no eran azules. Pero no supe si el sol se estaba poniendo para no volver a salir nunca o si faltaba poco para amanecer.

gaviota-rojo-azul izq definitiva

.

Me desperté sudando. Supe que había despertado porque mi sudor no era azul. Rodeé con mis brazos a S.O.L.E., que tampoco era azul, y en ese abrazo rojo intenté (y conseguí) volver a quedarme dormido.

.

Anuncios

4 thoughts on “Atrapados en azul

  1. ¿por qué será que siguen pensando en el PP como gobierno de nuevo? Es que todavia hay muuucha gente que no tocó fondo y no mira que podria sucederles eso? Será que los gobiernos anteriores fueron, a la visión de la mayoria, muuuy malos gobiernos? ¿ qué será? Lo que si se vislumbra, es que el PP ( Puto Partido) no solo te podria arruinar tus bellos y coloridos sueños Chema. Y eso es de miedo. A la historia argentina me remito.

  2. Bueno, menos mal que despues de los tacos que irrumpieron en mi boca como respuesta al Chema’s article, lanze carcajada con traduccion de sigla hecha por Teresa, jajaja!
    Que terapeutica resulto la tal descarga de tensiones!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s