Lágrimas en diligencia

El imbécil de José de la Cavada, responsable de relaciones laborales de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), ha dicho que los cuatro días de permiso que concede el Estatuto de los Trabajadores a un empleado que sufre la muerte de un familiar de primer grado (padres, hermanos, hijos o cónyuge) le parecen demasiados. El imbécil de José de la Cavada es un imbécil. Ya sé que insultar no es mi estilo, pero a veces es necesario, justo y terapéutico. Además, a veces no lo puedo evitar. Es un imbécil con todas las letras.

Aduce el imbécil que hoy día “ya no se viaja en diligencia”, que los viajes duran “horas” (o incluso “una hora” dice, en un alarde de precisión) y que el asunto se puede ventilar en mucho menos de cuatro días. También dice (textual) que la legislación “no corresponde con la necesidad que tiene una persona para ir a un acontecimiento familiar de ese tipo”.

Desconozco si al imbécil de Cavada se le ha muerto algún familiar de primer grado (ojalá no, no se lo deseo ni a un imbécil), pero parece que para él debe ser cuestión de tomar el primer avión, enterrar a tu padre, o a tu hermana, o a tu hijo, pagar al enterrador, y volver en un pis-pas al puesto de trabajo. Total, doce horas como mucho (quizá dieciocho si vives, pongamos, en Nueva York). Después, a trabajar, que si no la empresa pierde competitividad y los accionistas se reparten menos dividendos. Las lágrimas, el dolor, el duelo, los abrazos… esos tampoco viajan en diligencia sino en avión (o quizá por internet, que es instantáneo), por lo que en unas horitas también están ventilados. Además, las lágrimas, los abrazos, el duelo, el dolor no pintan nada en unas jornadas llamadas “Tiempo de valores, tiempo de personas“, que así se llamaba, cínicamente, el foro donde el imbécil soltó su lindeza.

“Valores y CEOE”, “personas y CEOE”, son oximorones casi más rocambolescos que “banca ética”, “guerra justa”, “inteligencia militar” o “democracia china”. Visto desde fuera, la CEOE da hasta risa: tiene a su ex-presidente, Gerardo Díaz Ferrán, en la cárcel y condenado a pagar 400 millones por amañar las cuentas de su empresa (Marsans), vaciarla de fondos pese a conocer su situación de insolvencia y llevarla a la quiebra dejando en la calle a sus trabajadores mientas él seguía nadando, calentito, entre billetes de 500, y tiene a su actual vicepresidente, Arturo Fernández, acusado de pagar a sus trabajadores con dinero negro (¿dimisión? ¿qué es eso?). Y la CEOE no es cualquier cosa: es la organización que representa a los empresarios españoles y se sienta con el gobierno a pactar (¿pactar o dictar?) la política laboral. Así nos va: el sistema en general, y el país en particular, convierte a los trabajadores en piezas de una máquina al servicio del capital que no puede pararse porque si no los beneficios se los llevan otros. Que el trabajador además de manos y piernas tenga alma y sentimientos es algo que molesta y que reduce dividendos.

Yo propongo que si alguna vez se muere un hermano o un hijo del imbécil de José de la Cavada (repito, no se lo deseo ni a un imbécil como él), todos los españoles pongamos un céntimo de euro para alquilar una diligencia en la que el imbécil pueda viajar al entierro. Así podrá disfrutar de sus cuatro días de permiso sin ruborizarse. Eso sí: en el asiento de la diligencia no quiero ver ni una lágrima. Ésas, que vayan en avión, que es más rápido.

Anuncios

11 thoughts on “Lágrimas en diligencia

  1. Hago mias todas y cada una de tus palabras Chema. ¿qué habrá que hacer para que estos tipos se pierdan en la noche del olvido y si es posible, de los tiempos? Y cuando hablo de olvido y de los tiempos, hablo del ninguneo a futuro. NO asi el recordarlos para “putearlos”!!!

  2. Mi marido trabaja en inteligencia militar desde hace años, te aseguro que las dos palabras no son sucesos mutuamente excluyentes. Eso si, lo del imbécil no lo discuto… Hay que tener muuuuy poquita conciencia para soltar semejante calamidad… Que gente señor… En menudas manos esta el pandero, que diría Don Quijote…

  3. Mi marido trabaja en inteligencia militar desde hace muchos años, y te aseguro que inteligencia y militar no son sucesos mutuamente excluyentes. Eso si, lo del imbécil no lo discuto, hay que tener muy poca conciencia para despacharse con tamaña barbaridad. En menudas manos esta el pandero…

  4. Como soy argentina, cuando escuché a este imbécil no le llamé imbécil. Dije: “Pero cómo se puede ser tan pelotudo!!” Que no es lo mismo pero es igual, diría Silvio Rodriguez.
    Cuatro días serán los que no tengan sus hijos para llorar cuando él mismo se muera. Pero claro, a quién le puede importar después de muerto… diría Sabina.
    En fin. Siempre queda la esperanza de su muerte política. Ahí sí que no le alcanzarían a él cuatro días para auto-llorarse…

    (Un comentario literario entre paréntesis: cualquier relato que empiece con “el imbécil de…” es digno de ser leído, jeje. Bravo, Chema!!)

  5. Yo el céntimo lo pongo (incluso un par de euros) pero para que este imbécil se pire a la Isla de los reptiles que ya no me acuerdo dónde estaba pero estar, está. Imbécil.y canalla, eso es lo único que es ese tipejo.

  6. Es una estupidez por donde se lo mire. Hagamos a un lado los sentimientos (que a estos no les importan) y veamos el asunto de un lado,pragmatico. Este dispendio de dias se daria unicamente en caso de familiar de primer grado y siempre que el mismo no viva en la misma ciudad. Significa que cada empleado, de usufructuar la regalia, lo hara con mucho una vez o dos en TODA SU VIDA LABORAL
    No me vais a decir que se le mueren los progenitores, la conyuge y los tres hijos en un par de añitos y que eso le sucede a toda la planta de operarios.
    De que estadisticas se ha valido el energumeno para elucubrar que le causan daño a la empresa?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s