El discurso más divertido del mundo

Escribió Joaquín Sabina una canción llamada “La canción más hermosa del mundo” y le salió redonda. Se ve que la ex-ministra (con minúscula) de Sanidad, doña Ana Mato, quiso imitarle hace tiempo con un discurso y le salió “El discurso más divertido del mundo” (o el más absurdo). En mi opinión, Ana Mato no debería haber sido cesada por haber recibido presuntamente regalos de una trama corrupta (tan poco llamativos como un coche marca Jaguar) sino por haber dicho esta sarta de gilipolleces durante una comparecencia ante la prensa.

Vaya por delante que, si escucháis el audio varias veces pegando bien la oreja, notaréis que hay algún corte. Es posible que las frases de la ex-ministra pertenezcan a más de una comparecencia. El audio está sacado de este enlace de la Cadena Ser, así que habría que preguntarles a ellos si es o no es un montaje. Lo que sí es seguro es que hay muchas frases completas y literales pronunciadas indudablemente por la ex-ministra que son, como diría un castizo, pa’ mear y no echar gota. Quizá no sea un discurso completo sino un pupurri de frases sueltas, pero las frases las ha dicho ella, de eso no hay duda.

Escuchad, escuchad (pinchad el botoncito del play; solo dura un minuto y medio). Probablemente paséis de la perplejidad a la indignación, de ahí a la sonrisa incrédula y finalmente a las carcajadas incontroladas. Cuando hayáis terminado de reíros, seguid leyendo.

Yo creo que merece la pena que analicemos, frase por frase, las palabras de Ana Mato. Ni se os ocurra intentar un análisis sintáctico (sí, aquello de buscar el sujeto, el verbo, el complemento directo, el circunstancial de lugar y todo aquello que se estudiaba en la EGB) porque las frases de la ex-ministra dinamitan las leyes de Menéndez Pidal. No. Mejor tratemos de desmenuzar su discurso esquivando las reglas gramaticales para conocer un poco más el mundo interior de la ex-ministra. Y hagámoslo con humor, que de indignación y llanto ya vamos sobrados. Vamos allá…

“Buenas, buenas días, buenas tardes a todos. En primer lugar agradecerles..”

Ésta es la frase más coherente e inteligible de la ex-ministra en toda la intervención, a pesar del error inicial en la elección del género del adjetivo “buenas” y de la confusión acerca de si es por la mañana o por la tarde (yo le recomiendo a la ex-ministra que, ante la duda, llame al 093 como hice yo en una ocasión que ya relaté aquí). Sigamos…

“Vamos, hemos universalizado la sanidad para los españoles”.

Gracias, ex-ministra. Yo creía que la sanidad estaba universalizada en España desde 1986, cuando se creó el Sistema Nacional de Salud mediante la Ley General de Sanidad (LGS) que reconoció el derecho a disfrutar de las prestaciones del sistema sanitario a todos los españoles y (apunte, apunte esto) a todos los extranjeros residentes en España… pero veo que estaba equivocado. Son ustedes los que han universalizado la sanidad. Desde luego, qué desagradecidos somos los de izquierdas. Les criticamos por privatizar la gestión de los hospitales, por impedir a los inmigrantes “””ilegales””” acceder a la sanidad gratuita, por recortar el gasto sanitario cuatro veces más que el de Defensa, por bloquear las ayudas a las personas dependientes por causa de enfermedad, por imponer el copago sanitario y el copago farmacéutico… por des-universalizar la sanidad pública, vamos, y resulta que son ustedes los que están construyendo el estado social.

“Saben ustedes que la sanidad es universal y que estaba recogida en muchas leyes pero nunca se aplica hasta el final”.

Sé bien que la vida es sueño… digo sé bien que la sanidad es universal, y que estaba (¿en pasado?) recogida en muchas leyes. Lo de que nunca se aplica hasta el final no lo sabía… Si es que tuvo que llegar un gobierno como dios manda para que las leyes se apliquen hasta el final, como debe ser.

“Todos los españoles tienen derecho a asistencia sanitaria gratuita. Todos sin dejar uno”.

Perdón que vuelva al tema, pero… ¿y los inmigrantes sin papeles? ¿También tienen derecho? Siempre lo tuvieron, desde 1986, pero ahora con la nueva Ley que ustedes aprobaron quedan fuera de la cobertura sanitaria gratuita… De hecho algunos murieron por serles negada la asistencia en los centros de salud. Ah, perdón, se me olvidaba que no son españoles. Pero entonces… ¿por qué dice usted que han “universalizado” la sanidad? Marruecos, Ecuador, Honduras, Uganda o Senegal también forman parte del universo. Mejor digan que han “españolizado” la Sanidad, y así no mentirán (más).

“Lo primero que vamos a hacer es eeehhh incorporar al derecho español un artículo de una directiva que les diré que está incorporado al derecho español todo eeeh laaa toda la directiva menos un artículo que justo es el artículo que prohíbe de forma explícita desplazarse en busca de atención sanitaria”.

¿Me lo repita? Es que no me queda claro… ¿Está la directiva incorporada al derecho español, o la van a incorporar ustedes? ¿Van a incorporar la directiva o un artículo? ¿Toda la directiva o eeehhh todo laaaaa artícula? ¿Esa directiva forma parte del artículo directivo del derecho español? ¿Lo de que está prohibido desplazarse en busca de atención sanitaria es para ahorrar en ambulancias? ¿Y si voy al hospital en taxi y me lo pago yo?

“Luego hemos quitado también una cartera que llamamos cartera común suplementaria que la adjunto si me lo permiten con la cartera accesoria”.

Adjúntela, adjúntela. Yo se lo permito, señora ex-ministra. Me encanta y me da mucho placer cuando alguien adjunta una cartera con la cartera accesoria, sobre todo si es una cartera común y no digamos si es suplementaria. Eso ya es de orgasmo. ¡Claro que le permito que la adjunte! Pero no la quite, adjúntela sin quitarla, mujer… A no ser que sea la parte contratante de la primera parte la que adjunte la cartera común suplementaria al artículo de la directiva que no está en el derecho español de las directivas accesorias pero que lo van a adjuntar ustedes de manera universalizada. Entonces sí, quítela y adjúntela, se lo permitimos. Les hemos permitido ya tantas cosas que total, una cartera común más o menooooos…

Aunque, ahora que lo pienso, esa “cartera común suplementaria” que van a quitar no será el dinero para costear las medicinas de los pensionistas, ¿no? Es que como ustedes utilizan unas expresiones tan raras para las cosas (“línea de crédito preferente” por “rescate”; “crecimiento negativo del PIB” por “recesión”; “sueldo diferido” por “soborno”; “movilidad exterior” por “emigración económica”; “regularización fiscal” por “amnistía a los grandes defraudadores de impuestos”; “reformas estructurales” por “recortes”; y así sucesivamente), a lo mejor nos la quieren colar…

“Ahí estarían pues las prestaciones farmacéuticas, las terope.. tripe… teroperapéuticas, ehh… me he equivocado en la en el nombre…”

No se preocupe, un error lo tiene cualquiera. Que una ministra de Sanidad no sepa decir “terapéuticas” es muy comprensible. Yo trabajo en ingeniería biomédica y a veces me trabo cuando digo espernocleidomantond… esternomeidoclastoi… esternocleidomastoideo. ¡Uff!

“… y poner en valor lo que tiene mucho en valor…”

Diga que sí, ex-ministra: poner en valor lo que tiene mucho “en” valor es sin duda la mejor forma de hacer las cosas, algo en lo que su gobierno es especialista. Zapatero hubiese puesto en valor cosas sin mucho valor, y no digamos los comunistas esos de Izquierda Unida o los bolivarianos de Podemos, que ponen en valor cosas que no tienen ningún valor.

“… porque no hay cosa que tenga más valor que una medicina que cura enfermedades”.

Profunda reflexión la de la ministra. Digamos todos: “no hay cosa que tenga más valor que una medicina que cura enfermedades”. Gran frase. Todo un mantra. Muchas veces no valoramos lo que tenemos y eso está mal. Una medicina que cura enfermedades tiene mucho más valor que una medicina que no las cura. No por obvio es menos importante decirlo. Es verdad, ex-ministra, tener medicinas que curan enfermedades tiene un valor incalculable. Que se lo digan a los negritos que mueren de SIDA en Mali o a los niñitos que mueren de malaria en Haití por ser pobres y no tener medicinas de esas que curan enfermedades…

“Hemos adoptado una medida que ya estaba adoptada”.

Me alegro. Menos mal que hay ministras que hacen cosas difíciles y súper-útiles.

“Lo más importante que por primera vez los parados sin prestación parlamentaria, que… perdón sin presta sin… sin pre… presta sin prestación sin prestación por desempleo, perdón”.

Ayyyy, que le traiciona el subconsciente… Ex-ministra, ¡la que tiene prestación parlamentaria de narices es usted! Ya sabe: ahora, 53,463 euros al año por dejar de ser diputada a pesar de que vuelva a trabajar, y antes, cuando lo era, el iPhone, el iPad, el ADSL gratis, hasta 1,823 euros al mes en dietas, billetes de avión, 250 euros al mes para taxis, fondo de pensiones privilegiado, compatibilidad con otros sueldos… en fin, algunos privilegios. Los parados no tienen esas prestaciones, las tienen mejores: reciben dinerillo varios meses sin currar, los vagazos.

“En definitiva, eeeh, lo que les decía. No es lo mismo una persona que no está enferma en su consumo de medicamentos que una persona que está enferma”.

Ahí le ha dao, ministra. Es lo que yo digo. Yo prefiero ser una persona que no está enferma en mi consumo de medicamentos a ser una persona que está enferma, siempre que no me adjunten una cartera suplementaria en el hígado, aunque si además es común y es en la pituitaria entonces añadiré unas aspirinas accesorias al artículo de la directiva terope.. tripe… teroperapéutica del derecho español. En ese caso, además, pondré en valor lo que tiene valor y adoptaré una enfermedad que ya estaba adoptada.

“Los pensionistas que es no pagan nada son aquellos que ya no tienen derecho a prestación por desempleo…”

Señora Mato, yo le sugiero que le pida a su colega el ministro Montoro que se lo explique: los pensionistas nunca tienen derecho a prestación por desempleo, por definición de pensionista. En todo caso, se podría hablar de pensionistas que no tienen derecho a prestación por “desempensión”. En el futuro, si siguen recortando, todos seremos “desempensionados” de mayores. Cosas de la eliminación de carteras comunes suplementarias…

“… es decir los que ya tienen los que tienen simplemente eeehh, los… ah, perdón, pensionistas. Pensionistas son de los pe que tienen el… hablamos de renta no de pensiones”.

Eso ya es otra cosa… Ahora veo que lo entiende… Menos mal que lo ha aclarado, señora ex-ministra, que casi me había perdido con su discurso…

“Pues yo ya me voy a callar”.

¡Noooooo, por favor, no lo haga! ¡Siga y podremos seguir riéndonos gratis! ¡¡No recorten en risa!!

PD ¿Sabéis cuál es uno de los lemas del PP? Mirad la foto…

Ana Mato

Anuncios

2 thoughts on “El discurso más divertido del mundo

  1. !Qué nivel! qué nivel más bajo. No solo moral, si no léxico, lingüístico, lógico, narrativo, argumentativo… Pero lo que más me alucina es la nula capacidad de autoanálisis que tiene esta gente (la nº 1 es la Cospe), de darse cuenta de lo cortos que son. No atisban la mínima expresión de vergüenza o malestar por decir sandeces, mentiras y cosas sin sentido. Van por la vida de intelectuales, cultos… ALUCINANTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s