La libertad y los sueños

De un tiempo a esta parte, las cuñas publicitarias de radio se han vuelto muy agresivas. Los anuncios de televisión no lo sé, pero supongo que también. Antes te animaban a comprar algo; ahora te dicen directamente que si no lo compras estás dormido (en el mejor de los casos) o directamente que eres gilipollas (en el peor). Además, la voz en off te habla como si fueses imbécil poniendo a su vez la típica voz idiotizada con la que los indeseables hablan a los que consideran subnormales profundos. De lo más desagradable todo, vamos.

Escuchad si no esta cuña de una compañía de seguros (no tenéis más que darle al botoncito de “play” justo aquí debajo y ajustar el volumen si es necesario)…

No me digáis que no te tratan como si fueses imbécil. Además, ¿no os parece insoportable el tipo que habla? En su equivalente televisivo (pero de otra compañía), un puño gigante sale de repente por la derecha de la pantalla y propina al cliente supuestamente equivocado una leche de cuidado. No sé si el anuncio es más estúpido que violento o al revés. Ah, y el toque machista que no falte: en temas de coche, decide él, no ella. Aquí lo tenéis:

Hay muchos ejemplos recientes de este tipo de publicidad, pero mis cuñas de radio favoritas son las de Loterías del Estado. ¡Qué lejos queda el entrañable calvo de la lotería que te tocaba con su varita mágica! En las nuevas cuñas les ha dado por identificar los sueños y la libertad con el dinero. Hay dos anuncios que me parecen especialmente perniciosos. En el primero, la voz en off dice con tonillo invariablemente estúpido:

Piensa… ¿cuántas canciones conoces dedicadas a la libertad?

Y aquí suena la canción “Born Free”.

¿Y cuántas canciones conoces dedicadas a cambiar una bombilla?

Silencio…

Pues eso. Euromillones. La libertad es el premio. Este Martes, bote de 168 millones. Si sueñas, loterías.

Aquí lo tenéis si queréis escucharlo:

Vamos, que cambiar una bombilla (y, por extensión, las cosas que hacemos en la vida cotidiana las personas normales) no es propio de personas libres. Sin dinero no tienes libertad. Solo los ricos son libres, y por eso no tienen que cambiar bombillas. Entonces, ¿dónde queda la libertad entendida como valor, como autonomía moral, no como la capacidad de hacer lo que queremos sino de saber lo que queremos hacer? ¿Queréis escuchar a alguien hablando en serio sobre la Libertad? Escuchad esto entonces (gracias, Félix ;-))…

Nada, que la libertad te la da el dinero, y punto. Ése es el mensaje. Y ojo: te lo dice el estado español, porque Loterías y Apuestas es, de momento, un “servicio” público (hasta que se privatice, como todo).

En el segundo anuncio al que me refiero, una mujer relata un sueño que tuvo la noche anterior y en el que tiene que limpiar la casa y hacer la comida: su labor de todos los días. Su vida es gris y rutinaria. Ni la telenovela puede ver, porque en el momento en el que se sienta a verla va y se despierta. Aquí lo tenéis:

Más machista que los antiguos anuncios del Ariel, además. Lo mejor es el “lema” del anuncio: “¿Qué clase de sueños crees que vas a tener si no juegas a la lotería primitiva?“. A ver, una cosa es que te digan que algunos sueños pueden comprarse con dinero pero otra muy distinta es que pretendan convencerte de que sin dinero tu vida es aburrida, carente de emoción, miserable y sin sentido. Que si no eres rico tu vida es una mierda, vaya, y que nunca podrás hacer realidad tus sueños. Ese es el mensaje que el estado español transmite a sus ciudadanos.

Yo el otro día tuve uno. Un sueño, quiero decir. Soñé que tenía una vida razonablemente feliz, aunque a veces se pusiera cuesta arriba; un trabajo que me encantaba, aunque a veces me frustrara; una mujer atractiva, inteligente, interesante, divertida, buena persona y encima guapísima a la que amaba (y que me amaba), aunque a veces no nos entendiéramos bien; una hija de esa mujer que era una personita increíble, aunque a veces pusiera malas caras; una familia estupeda a la que quería muchísimo, aunque a veces me enervara; unas motivaciones vitales que me llenaban, aunque a veces no tuviese todo el tiempo para desarrollarlas; unos amigos increíbles (algunos antiguos, otros más recientes) con los que compartía las cosas importantes de la vida, aunque a veces tuviésemos desencuentros; y una risa sonora, contagiosa y divertida que compartía con los míos, aunque a veces quedara ahogada por las lágrimas o la obcecación…

En fin, soñé que tenía una buena vida. Desperté… y era verdad. Así es mi vida, y para conseguir todo esto no me ha hecho falta ser millonario. Y no soy nada especial: millones de personas en este país son razonablemente felices sin ser millonarios. Vosotro@s, por ejemplo. Para serlo, me han hecho falta – eso sí – unas condiciones adecuadas para poder tener una vida digna (como la posibilidad de tener trabajo, por ejemplo, o una familia bien estructurada), pero no una cuenta bancaria repleta de billetes.

“Si sueñas, loterías”, no. Si sueñas, pelea contra los obstáculos de la vida (y contra tu propia neurosis, en todo caso) para vivir esos sueños. No hace falta jugar a la lotería. Vamos, creo yo…

loterias

Anuncios

9 thoughts on “La libertad y los sueños

  1. ¡QUE SI Chema! QUE SI! Gracias por hacerme escuchar a Felix. Comparto su pensamiento y el tuyo. Todo lo que hace a una vida razonablemente feliz tiene que ver con que la reflexión te ronde siempre y en ese proceso elijas tu camino y comiences por actuar acorde a tus reflexiones. Muy bueno tu artículo.

  2. Muy bueno tu post ¡y envidiable! (envidia sana 😉

    Me ha traído al recuerdo una lectura de juventud de Erich Fromm “Del tener al ser”, o algo así. No recuerdo cómo llegó a mis manos, pero sí la impresión que me causó, me ayudó a distinguir entre tener algo y ser algo. Un aprendizaje básico para moverse por esta parte del mundo sobre-aprovisionada.

    Un abrazo

    • Yo de Erich Fromm recuerdo “El miedo a la libertad” (que andaba por mi casa cuando era pequeño pero nunca leí) y sobre todo “El arte de amar” (que sí leí y que me gustaría volver a leer ahora que soy más joven que entonces :-)). Trataré de encontrar el que dices y lo pondré en la cola de libros por leer…

      Y no sé por qué me envidias… no estamos tan lejos en placeres importantes de la vida… 😉

      Un abrazo.

  3. Suerte que me has explicado el anuncio de loterías porque no lo entendía. Me parecía estúpido, eso sí, pero no sabía qué quería decir.
    Habría que preguntarle a los millonarios con qué sueñan. ¿Soñarán que son pobres? O será que una vez que eres millonario dejas de soñar…

    • Yo creo que cuando eres millonario dejas de soñar. Conozco a uno (hace años conocía a otro pero se mudó de planeta). La próxima vez que le vea le preguntaré qué soñó anoche. Si responde que no se acuerda, le preguntaré por antes de anoche y así sucesivamente. Si llegamos a un mes atrás y sigue sin acordarse, concluiré que cuando eres millonario dejas de soñar o que lo que sueñas es tan terrible que no puedes confesarlo.

    • Mira Leti, yo creo, que cuando alguien tiene o puede tener y obtener todo lo que desea, es muy probable que le desaparezcan los deseos. Y hasta donde yo se, el deseo es el pulsor de la buena vida.
      Por el contrario, quien carece de todo y cuando digo todo, DIGO TODO, también es probable que le desaparezcan los deseos.
      Los sueños con hambre o con hartazgo, me parece que producen parecidas consecuencias.

  4. El hecho mismo de ser muy rico o millonario no te hace más libre, sigues terriblemente sujeto a tu dinero de un lado, y a todo lo que puedas comprar con él, pero, hay cosas que no tienen precio como la salud, los atardeceres, las risas de los niños, la poesía, un paseo en bicicleta, y un largo etc. Tengo la impresión de que si fuese muy rico, sencillamente cambiaría la natualeza de mis problemas; pero, seguiría teniendo problemas. Decía un tipo que encontré en cierta ocasión que tú posees a las cosas; pero, que las cosas también te poseen a ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s