¿Quién me ha robado el mes de abril?

Termina abril, que es un mes lleno de energía positiva. Es el mes en el que los días empiezan a ser más largos y en el que nacieron mis amigas Caitlin, Carmen, Aurora y Bego… ¡ahí es nada! Creo que Ana también cumple en abril, pero por alguna razón misteriosa llevo 28 años (los que nos conocemos, arrobilla) sin conseguir acordarme de la fecha (el tamaño de mi olvido es proporcional a lo que te quiero). En abril tuvo lugar la Revolución de los Claveles y se proclamó la Segunda República Española. También es mes de aniversarios más personales: en este mes, hace exactamente diez años, saqué la cátedra y dejé de fumar (en ese orden), y en un abril de hace mucho más de diez años (tantos como treinta y seis) mi padre nos inoculó a mi hermano Gabriel y a mí el veneno de una afición incurable

Quizá por toda la buena energía que transporta, abril es el mes al que más canciones se le han dedicado a lo largo de la historia. Silvio Rodríguez, por ejemplo, cantó – “mucho más allá de su ventana” –  al mes de abril. También Pablo Milanésjugó con el viento de abril gracioso y leve “, y Baglietto – no iba a ser menos el rosarino – nos cantó que “era en abril el ritmo tibio de su chiquito que danzaba” en aquella canción tan triste como tierna. Como ya conté en otra ocasión, Lluis Llach también cantaba a abril pero no a cualquier abril: a Abril 74, cuando en España “todavía había combate” y en Portugal llegaban “las primaveras libres“…

Pero el que, en mi opinión, ha dedicado a abril una canción eterna es Sabina. Hace bastantes años, compuso una canción (y no hace falta que diga “una canción preciosa”, o “una canción magistral”… es de Sabina y eso lo dice todo) llamada “¿Quién me ha robado el mes de abril?“. La primera vez que escuché esta canción fue en el cine, y recuerdo (con muchísimo cariño, además) que ese día fui al cine solo. Fue en abril (¿cuándo si no?) de 1988. La peli se llamaba Sinatra y era de un director catalán relativamente desconocido llamado Francesc Betriu. No sabía yo entonces que esa obra se convertiría en una película de culto para mí y también para mis hermanos. Desde aquel día de abril la habré vuelto a ver siete veces por lo menos.

Sinatra” es una historia dura y tierna en la que no faltan pinceladas de un humor lleno de frescura. Basándose en el libro homónimo de Raúl Núñez (escritor que, curiosamente, nació en Buenos Aires y murió en Valencia), Betriu crea un universo propio en donde personajes diversos que pueblan el Raval barcelonés de los años 80 comparten – cada uno como buenamente puede – sus frustraciones, su locura, sus derrotas, sus miedos, sus tristezas y, sobre todo, sus soledades. Transitan por la vida pidiendo a gritos – cada uno como buenamente sabe – un plato de sopa y un poco de ternura. La pensión del “Lagarto” es el centro de gravedad de este universo y es a ese templo de las soledades al que se refiere Sabina cuando canta “En la posada del fracaso, donde no hay consuelo ni ascensor, el desamparo y la humedad comparten colchón” en “¿Quién me ha robado el mes de abril?”.

Alfredo Landa está cumbre interpretando a Sinatra. Manuel Alexandre, Luis Cigés, Maribel Verdú, Queta Claver y Mercedes Sampietro están todxs estupendxs y… ¿me creéis si os digo que Ana Obregón no desentona? Sabina interpreta a Groucho Marx en la primera escena y también en la última (os las dejo en video al final del texto) y toda la música de la peli es suya: ahí nació el nucleo del disco “El hombre del traje gris“. Entre Sabina y Betriu tejen una historia donde la música no se entiende sin los personajes y los personajes estarían huérfanos sin las letras sabinianas que, por una vez, no hablan de Madrid sino de Barcelona. No es lo mismo escuchar “Los perros del amanecer“, “Nacidos para perder” o “¿Quién me ha robado el mes de Abril?” sin haber visto la película que hacerlo mirándoles las entrañas a los personajes para los cuales fueron escritas. Desde dentro, cobran otra dimensión.

Realmente no entiendo como esta película pasó tan desapercibida para el público y para la crítica. Es imposible encontrarla en un videoclub y de comprarla ni hablamos. Tampoco se encuentra facilmente en internet. Si alguien quiere verla, yo la tengo y la guardo como una joya. ¿Quedamos un día de estos y la vemos antes de que termine el mes de mayo?

Besos (de abril).

Anuncios

6 thoughts on “¿Quién me ha robado el mes de abril?

  1. Chema, soy Marta la mamá de Karina Molinari, le escribí un correo a mi querida Sole, hace unos días, diciéndole que sentí un enorme placer al leer tus textos. y este “quien me ha robado el mes de abril” solo puedo decirte que estoy haciendo un esfuerzo muy grande, porque no quiero que me roben ni un minuto de ningun mes que queda por delante, hasta terminar con esta batalla ……. Como cuesta poner nombres a las batallas…… Besos y por amar tanto a Paloma y Sole, tambien te amo a vos!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    • ¡Hola Marta! ¡Qué alegría verte por aquí! No sé si lo sabes, pero no eres la primera de la familia que visita estas páginas. Pregúntale a tu sobrina… 🙂

      Me alegro de que te guste y espero más comentarios. Cuanto más te vea por aquí, más sabré que eres tú la que consigues robarle minutos, horas, días, meses y años y más años a la vida. Sole y yo te enviamos toda la energía que podemos. Un beso muy fuerte.

  2. Pero mira lo que decía TS Eliot (hay que ver la turra que os doy con los ingleses”!) “April is the cruellest month”

    28 años ya!
    Hemos cantado juntos el “ara que tinc vint anys” (tu vestido de mago) y el “fa vint anys que tinc vint anys” (aunque en diferido)… y dentro de muchísimo (!) cantaremos el “fa vint anys que dic que fa vint anys que tinc vint anys” ….uf!

    • Pues sí, 28 años desde que me dijiste en La Vecilla “Estudio segundo”. “¿De BUP?”, pregunté, y respondiste algo molesta “¡No! ¡De Biológicas!” 😉

      ¿Sabes que todavía guardo ese disfraz de mago Merlín? Creo que es la única vez en mi vida que me he disfrazado (si no contamos las bodas cuando todavía me ponía corbata) aunque, a decir verdad, no me disfracé yo: lo hicisteis vosotros después de vendarme los ojos y atarme las manos… Pero fue uno de los regalos más currados que me han hecho nunca.

      El “Fa vint anys que tinc vint anys lo cantamos con un año exacto de retraso, sí, ¡pero lo hicimos con Serrat presente!, ¿te acuerdas? Como falta muchíiiiiisimo para el siguiente mútiplo de 20, podríamos juntarnos para cantar el “fa deu anys que dic que fa vint anys que tinc vint anys” dentro de… a ver… uno-dos-tres-… cuatro años (¿¿¿cuattttrrrrro años solo???). Pero bueno, estamos más jóvenes que nunca… 😉

      Besotes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s