La argentina y el profesor

Hace un tiempo os contaba en “La psicoanalista y el científico” cómo la deformación profesional puede inducir a dos personas a percibir la realidad de manera diferente. Hoy os contaré otra anécdota con los mismos protagonistas: Sole y un servidor. Es de hace un par de años…

Estaba yo preparando mi clase de la asignatura “Modelización y simulación del comportamiento eléctrico de células y tejidos” (os juro que se llama así; ocupa dos líneas en el expediente de los alumnos) cuando se acercó Sole.

¿Qué hacés? – me preguntó, algo confundida por lo que veía en la pantalla de mi ordenador.

Preparar la introducción del tema de mañana. Les explico a mis alumnos que para simular el funcionamiento eléctrico de las células cardiacas a veces merece la pena utilizar modelos matemáticos más simples, siempre que no necesites mucho detalle electrofisiológico. Así el ordenador tarda menos en hacer los cálculos: varias horas en lugar de varios días…

Ah… – Sole pareció comprender, pero solo en parte – … ¿y por qué les enseñás el cartel de la película “Historias mínimas” y fotos de Argentina?

Porque estos modelos matemáticos se llaman “modelos mínimos” y quiero introducir el tema haciendo un símil con la película. En Buenos Aires bullen los coches, los autobuses, la gente. Van y vienen muchos individuos. Hay ruido, mucha actividad. La ciudad es compleja. Igual que una célula cardiaca: los iones entran y salen, las bombas activas y los intercambiadores iónicos no paran de funcionar, el retículo sarcoplásmico se llena y después se vacía, la actividad es muy compleja… y por eso muy difícil de simular.

Sole me miraba…

En cambio, en la Patagonia hay menos gente. Casi no hay coches. No hay bullicio. Hay pocas personas. Todo es más simple, pero no por ello menos importante. Es el mensaje de la película (y de mi clase de mañana): en la Patagonia las historias humanas parecen mínimas, pero son esenciales para sus protagonistas. En simulación cardiaca, los modelos mínimos parecen irrelevantes, pero tienen utilidad.

Sí, todo eso lo sé, o lo imagino, – contestó Sole – ¡pero vos no podés enseñar eso a tus alumnos!

¿Y por qué no? – no acababa de entender – ¿Te parece muy fuera de lugar la metáfora?

¡¡Noooo!! ¡¡Pero les estás mintiendo, boludo!! – Sole iba elevando el tono de voz mientras señalaba la pantalla de mi ordenador.

¿Mintiendo? No te entiendo…

Miré la pantalla con detenimiento, y entonces me di cuenta: en la segunda diapositiva, las flechitas del calcio y el sodio en el intercambiador sodio-calcio estaban al revés. Yo sabía que Sole, pese a ser psicóloga, dominaba la teoría de la bomba sodio-potasio (por otra anécdota que contaré en otra ocasión), pero no que también controlaba el intercambiador. “Esta mujer es increíble”, pensé.

Tienes razón, amor. Es el intercambiador, ¿verdad? Es cierto, está al revés. Pero no hace falta que lo cambie: piensa que está dibujado funcionando en modo inverso y listo. Lo hace por unos instantes durante cada potencial de acción…

¿Pero qué boludeces decís  del intercambiador? ¡No sé ni lo que es! ¡¡La foto!! – ahora Sole casi gritaba – ¡¡Mirá  la foto!!

Le hice caso (¡cualquiera se negaba!). Miré la foto, y lo hice con los ojos muy abiertos. Seguía sin comprender…

¿No te das cuenta? Eso no es la Patagonia, Chema, ¡¡¡ES SANTA ROSA, QUE ESTÁ EN LA PAMPA!!!

Nos miramos y nos morimos de risa, como siempre. Y es que Sole es muy buena psicoanalista, pero también es muy buena argentina ;-). Y también es increíble, aunque no domine el intercambiador sodio-calcio…

.

Diapositiva1

.

Diapositiva2

Anuncios

6 thoughts on “La argentina y el profesor

  1. jejejejjejejjejejejej!!!! BUENÍSIMO!! me he reído mucho!!

    Y la clase, genial. La comparación es perfecta. Lástima el nombre de la asignatura…
    Y sí, S.O.L.E. es increíble!

  2. Primo, me ha parecido genial y me he imaginado la situación perfectamente…. Tu haciendo esas preguntas mientras pestañeabas incrédulo ante la sutil percepción de la psicoanalista, jjjjj
    Por cierto vaya lujo ser alumno tuyo! No creo que haya muchos profesores buscando símiles para introducir el tema a sus alumnos un LUNES!
    Tú vales mucho !

    • ¡Hola prima!¡Qué gusto verte por aquí! Me alegro de que te haya gustado. Pásate por “La psicoanalista y el científico”: también te hará reír. Son las cosas de estar con una psicoanalista argentina: a parte de lo que me enriquece, me hace reír mucho… 😉 Un beso.

  3. mis amores no me extraña la genialidad de SOLE. Lo digo no solo porque la amo sino porque se como es por todo lo que hablamos y compartimos, en esta Argentina que GUAU como la EXTRAÑA. Besoooos no te pongas celoso!!!!!

  4. reafirmo que mas alla del amor que le tengo a Sole, hay que reconocerle su capacidad y forma de expresarse!!! . Lo mas importante es la armonia,y la forma de completarse que tienen, manteniendo cada uno su espacio, libertad e independencia. COMO LOS AMO!!! sigan asi!!!!!!!!!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s