No a la guerra

Prólogo. Septiembre 11 2001 bin laden bush powell cheney condoleezza condolencias Al Qaeda Boeing bombing World Trade Center horror United 93 muertos bum vacío escombros inocentes horror polvo horror Manhattan muertos masacre terrorismo horror. Stop.

Planteamiento. Venganza eje del mal ONU Sadam Consejo de Seguridad mentiras Consejo de Mentiras fotos aéreas Irak Ana Powell Colin Palacio armas de destrucción masiva Consejo de Destrucción Masiva políticos de destrucción masiva destrucción más IVA destrucción Jack Rice Condoleezza Straw negocio mentira petróleo armas buenos malos aviones portaaviones misiles pozos petrolíferos Golfo Pérsico Negociogolfo política diplomacia George Aznar José María Bush Azores Toni Barroso Durao Blair estamos trabajando en ello Texas ultimátum manifestaciones clamor no en mi nombre resolución ONU nONU NoNU NoONU NO noalaguerra engaño engaño masivo engaño más IVA Bush Aznar Ánsar democracia árabe islamismo Al Qaeda terroristas ejedelmal eje ejemplo ejemplarizante ataque guerra preventiva bombas marines aéreos maréreos mareos muerte muerte masiva muerte más IVA petróleo. Stop.

Nudo (en la garganta). Marzo 20 2003 inicio de las operaciones madrugada sirenas aviones bombardeos verde televisión todoverde nocheverde negra nochenegra bajas población civil asesinatos hospitales heridos hospitalessinluz tropas Bagdad Kirkuk Basora Kirbala Mosul mosul misil causa causo couso José Couso hotel Palestina Palestina asesinatos “víctimas colaterales” “daños colaterales” daño civiles fuegoamigo fuego amigo enemigo marines Abu Ghraib presos torturas Guantánamo EE. UU. torturas Diwaniya Base España soldados españoles torturas asco putaguerra petróleo guerra muerte televisión día noche avance tropas huida Sadam misión cumplida mission accomplished Bush sonrientebush desafiantebush portaaviones comandante en jefe victoria somosungranpaís ¿paz? Stop.

Desenlace. Bombas atentados Bagdad niños suicidas Al Qaeda Kirkuk coche bomba doscientosmuertos Basora democracia reconstrucción negocio empresas Kirbala coche bomba cientocincuentamuertos nohabíaarmasdedestrucciónmasiva ¿dóndeestánlasarmasdedestrucciónmasiva? petróleo destrucción terrorismo Mosul coche bomba doscientosquincemuertos quemados niños elecciones coche bomba Al Qaeda muertos sangre atentados muerte Irak diez años ciento veintidós mil muertos atentados muerte inseguridad olvido yanoesnoticia olvido crisisdeleuro olvido crisisfinanciera olvido bombas olvido. Stop.

Olvido.

Silencio.

Telón.

.

PD Hoy, 20 de marzo de 2013, su cumple el décimo aniversario del inicio de la invasión de Irak ordenada por George Bush, uno de los peores genocidas del siglo XXI,  contra Sadam Hussein, uno de los más sanguinarios tiranos del siglo XX. Éste que sigue es el texto del manifiesto contra la guerra que impulsamos, en los días previos al inicio de la guerra, catorce profesores de la Universidad Politécnica de Valencia y que recibió mil cuatrocientas diecisiete adhesiones entre personal docente e investigador (PDI) y personal de administración y servicios (PAS).

NO A LA GUERRA

Es clara la voluntad del pueblo. El pueblo quiere la paz. No encuentra justificación alguna para la puesta en marcha de una máquina de matar que ocasionaría, de acuerdo con las previsiones, medio millón de muertos iraquíes y también muchos, aunque menos, de otras nacionalidades, además de una catástrofe ecológica sin precedentes y de los llamados eufemísticamente riesgos colaterales, como el bombardeo de escuelas y hospitales. Aún no nos han explicado cuáles fueron los “beneficios” obtenidos hace doce años en la primera parte de la guerra en aquel país, ni las razones que aconsejaron entonces una solución del conflicto que permitió la continuidad en el poder de quien ahora es acusado de encabezar el eje del mal..

Hoy hemos de decir que la Universidad quiere la paz, exige la paz. La universidad no entiende el concepto de guerra preventiva, que no es otra cosa que un monstruoso y apriorístico “por si acaso”. Por ese camino quedaría justificada cualquier agresión futura entre estados, o mejor dicho, de los estados grandes y rapaces contra los pequeños con materias primas codiciadas o, simplemente, con un claro sentido de su propia dignidad e independencia.

La Universidad, instalada en la racionalidad, solicita, siempre y en toda circunstancia, pruebas exhaustivas y fehacientes de los hechos y no puede aceptar, en ningún caso, tergiversaciones, distorsiones propagandísticas interesadas ni falsificaciones de la realidad. Es el acusador quien debe aportar las pruebas de los supuestos delitos y no el acusado, como saben los juristas desde la promulgación del Digesto.

La Universidad, que basa en el rigor crítico la razón de su existencia, tiene el derecho, y el deber complementario, de formular mil preguntas – sobre el origen del armamento cuya posesión se atribuye a Irak, por ejemplo, pues no es creíble que sus escasos recursos técnicos le hayan permitido construir y almacenar tales armas de destrucción masiva -, así como de recordar numerosos antecedentes de dictadores, antes execrados, que fueron admitidos, luego, en el selecto club de los amigos demócratas indiscutibles..

La Universidad, instalada en la imprescindible ética en cuya edificación participaron brillantemente los tratadista españoles del Derecho Internacional, se siente indignada por la pretensión regresiva de quienes anhelan instaurar el llamado pensamiento único, equivalente a la negación del pensamiento.

Es incontable el número de hombres y mujeres que, en todo el mundo, se oponen a la barbarie de la guerra anunciada, apoyados por numerosos partidos políticos, Iglesias, Sindicatos y asociaciones de todo tipo. A todos ellos unimos nuestra voz, desde la Universidad, para decir NO A LA GUERRA, con la exigencia de que la negociación sea la única vía para resolver los conflictos internacionales.

No_a_la_guerra_esp_arabe

Anuncios

8 thoughts on “No a la guerra

  1. Hoy se cumplen diez años del inicio de la invasión de Irak que, sin la autorización de la ONU, llevó a cabo una coalición encabezada por EE. UU. de la que España, gobernada por Aznar, formaba parte. El 91% de la opinión pública española se oponía a esa guerra. Impulsado por la avaricia con olor a petróleo, George Bush, uno de los mayores genocidas del siglo XXI, acabó a sangre y fuego con el régimen de Sadam Hussein, uno de los tiranos más sanguinarios del siglo XX, haciéndose con el control militar y político del país. Eso sí, los otros tiranos de los países vecinos siguen en el poder y continúan gozando de la amistad de EE. UU. Las armas de destrucción masiva que Irak presuntamente poseía (coartada para la invasión) nunca aparecieron. La dictadura de Sadam fue sustituida por una frágil democracia. En los diez años transcurridos desde el fin e la guerra, los atentados terroristas, antes inexistentes, han causado ciento veintidós mil muertes, lo que convierte a Irak en uno de los cinco países más inseguros de la Tierra.

    • ¡10 años ya! ¡Cómo pasa el tiempo! ¡Y qué recuerdos!

      A todo lo que tú repasas con maestría yo añado recuerdos cercanos de decepciones y alegrías personales. La pacata UPV negándose a ayudarnos a difundir el manifiesto y a recoger firmas; los compañeros que firmaron inmediatamente, como ansiosos de hacer algo (de bajo riesgo) por parar aquello; las gestiones infructuosas para que una figura mediática y de valores afines leyera o encabezara el manifiesto…

      Ahora está todo mucho más organizado gracias a Change, Avaaz, etc. ¡Qué gracia! la de trabajo que nos habríamos ahorrado hoy con esas tecnologías 😉 Pero qué poco habríamos aprendido o disfrutado.

      Y qué pena que haya cambiado tan poca cosa. Obama no es Bush pero nada parece prevenir que un Bush pueda volver. Rajoy no es Aznar pero miedo me da que tenga una oportunidad como la que tuvo aquel acomplejado.

      Hagamos ejercicios de memoria, para que no se repita, para que sigamos estando lúcidos.

      • Sí, Tomás, recuerdos inolvidables. Recuerdo una noche en vela con Kata enviando el llamamiento de las firmas desde una cuenta de yahoo porque, como tú dices, la universidad no quiso proporcionarnos una. Conseguimos las direcciones del PAS y el PDI A PELO; es decir, entrando uno por uno en los departamentos y copiando y pegando las direcciones. De esa manera no podían acusarnos de spam. Todavía tengo todos los correos que nos llegaron, con la palabra “me adhiero al manifiesto” en el asunto: más de mil cuatrocientos. Luego, como tú dices, el gabinete de prensa nos puso todo tipo de pegsa para difundir aquello y recuerdo que solo salió como noticia muy breve en la sección de al CV de El País. Pero, con todo, recuerdo como algo muy rico el esfuerzo colectivo que hicimos uos cuantos: tú, Kata, Félix, Sandra, Llanos, Monzó, Antonio García Guerra (que ya murió), Peris, Guillermo, Javi Carballeira, Eva Adam, y seguro que me estoy dejando algunos/as. También recuerdo con emoción la primera lectura que hice del manifiesto, recién salido de la pluma brillante de Santos, ex-secretario general de la UPV, que también murió hace algunos años. En fin, días que recuerdo con mucha viveza… Yo creo que es muy bueno que lo recordemos para recuperar ese espíritu…

        PD Para ser justos, habría que decir que el único apoyo (tímido y medio de tapadillo) institucional que recibimos en la UPV vino de alguien que entonces era vicerrector y al que recuerdo a menudo.

  2. Un texto maravilloso, Chema. Una muy buena forma de contar lo que no se puede contar. Qué triste. Diez años y seguimos igual… y bush (yo no le pongo mayúscula porque esa hay que ganársela) andará disfrutando en algún rancho texano.

  3. Chema hoy me pesa la guerra “suspendida” en el limbo desde 1955 entre Norcorea y Surcorea. Y me pesa todo Medio Oriente. Me pesa la guerra desigual de los hambrientos del planeta. Te aseguro que… he descubierto que soy nada. DE VERDAD.

  4. Chema, gracias por esta entrada. Me ha conmocionado todas y cada una de las muchas veces que la he leído. En aquellos días, me enfrenté a la vergüenza, la rabia, el miedo, el dolor, la angustia… y especialmente a una forma de IMPOTENCIA que hasta ese momento no había conocido, o no así. Tantos millones de personas en contra, y que nada fuera suficiente para detener aquello… me sentí pequeña, y vendida. Asumí una realidad que me hizo cambiar la perspectiva: ya no me muevo en el mundo, sino en micromundos y microrelaciones. No es que sea mejor idea, es que me sienta mejor.

    • No me importa confesar que yo aquellos días, a mis treinta y cinco largos, perdí una parte muy importante de mi inocencia. Me recuerdo en la manifestación del 15 de febrero, rodeado de decenas de miles de valencianos, viendo emocionado lo imponente de la manifestación y escuchando por la radio que más de un millón de personas habían salido a la calle en Madrid y Barcelona… Me recuerdo pensando, y diciendo a los que me acompañaban: “Mañana el gobierno va a dimitir”. Ingenuo… Seguía creyendo que una manifestación podía hacer tambalearse a un gobierno (como en Argentina, 2001), cuando en realidad en ese momento Aznar y sus cómplices debían estar viendo aquello por la tele riéndose de nosotros. Fue un palo muy gordo. Sentí exactamente lo que dices tú. Exactamente. Pero, a la vez, movilizarnos de aquella manera (y algunos amigos y yo lo hicimos de forma muy activa) fue muy importante para mí: si no lo haces, mueres por dentro. Una sociedad de muertos por dentro debe ser peligrosísima. Así la debe soñar el poder. Yo no quiero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s