Un mate y un amor

mate_bombilla¡Muy buenas a todos!

El otro día conocisteis a los mates de mi colección y, como pudisteis ver, estaban bastante indignados con la situación social y con las políticas del gobierno. Debe ser que los mates, igual que las mascotas, terminan adoptando rasgos de la personalidad de sus dueños. Es muy probable que tengan la capacidad de captar lo que se habla a su alrededor porque, aunque no lo parezca, un mate no es solo un recipiente hecho de madera o metal o cáscara de calabaza curada y un pajita de alpaca. Un mate es mucho más que eso. Un mate tiene alma. Yo, que no soy argentino sino gallego, lo he aprendido después de tomar mate con ilustres materos argentinos durante más de diez años, y si me atrevo a hablar aquí de este tema es porque en cuestión de mates he tenido excelentes maestros y buenos compañeros.

Cuando vas a Argentina y alguien te invita a su casa, percibes al instante la importancia del mate. En todas las casas hay uno (o varios) y yerba, mucha yerba. Si se les termina la yerba les pasa como a los fumadores: son capaces de conducir varios kilómetros a las 3 de la madrugada para comprar si se les agotó. Para ellos, el mate es parte de sus vidas. Tomar mate – lo hacen a diario, y varias veces – es un rito casi sagrado. Lo hacen sin darle mayor importancia porque es algo cotidiano, pero detrás de cada mate tomado hay toda una ceremonia. En la preparación y en el disfrute.

A veces lo toman solos – para pensar mejor – o en compañía – para conversar mejor. Lo toman con las parejas, con los hijos, con los padres, con los amigos o con los vecinos y también con desconocidos que, al compartir un mate, dejan de serlo. Recuerdo que durante mi primera visita a Argentina pasé varios días dando largos paseos por Buenos Aires mientras Sole trabajaba (entonces éramos “solo” amigos ;-)). Llegaba en tren cada mañana a la estación de Retiro y lo primero que hacía era comprar el diario en el puesto de periódicos de la estación, donde el diarero estaba siempre tomando mate sentado en su taburete. Al segundo día ya me reconocía, al tercero entablamos una pequeña conversación, y al cuarto me dijo, mientras hablábamos del frío que hacía o de la inflación o qué se yo… “¿Tomás mate?“, mientras alargaba la mano ofreciéndomelo. Lo acepté, sorbí de la bombilla (¡estaba rico!) y le devolví la calabaza con el tradicional “gracias” mientras sentía que ese pequeño gesto de invitarme a tomar de su mate había derribado la primera barrera que existe entre dos personas que no se conocen, esa que al superarse convierte a dos desconocidos en personas ya algo más cercanas.

preparacion_mateLa primera persona que me enseñó a preparar el mate fue Pedro, el hermano de Sole, el mismo día que le conocí en la casa donde ella vivía en Beccar, en Buenos Aires. Fue hace diez años. Pedro me dio una lección magistral sobre la técnica y, sobre todo, sobre el significado de este ritual. Lo primero que me dijo es que “lo más importante en la preparación del mate es hacerlo con amor“, y al poco rato comprendí que esa frase no era solo una bonita metáfora. Pedro me hizo ver que la diferencia ente un mate bien preparado y otro no tan rico estaba en los detalles. La temperatura del agua, por ejemplo, es esencial: no debe hervir ni quemar, pero tampoco debe estar tibia (“teóricamente son 72ºC” – me dijo – “pero solo la experiencia te dice cuándo apagar el fuego“). La cantidad de yerba también: debe ocupar más o menos las dos terceras partes del ‘mate’ (el recipiente). “Quizá algo más…“, matizó. La superficie que forma la yerba dentro del mate también importa: no debe ser horizontal sino que debe formar un plano inclinado unos 45º. Y la bombilla debe introducirse en la yerba de manera oblicua (teniendo la precaución de tapar la boquilla con el dedo, para que no se obstruya) entrando justamente por la zona donde la yerba está más baja, y justo en ese lugar es donde debe caer el chorrito de agua cada vez que lo llenas para que el resto de la yerba se mantenga seca por más tiempo y dure más. Si el agua está a la tempreatura perfecta, al verterla sobre la yerba queda una espumilla caracteristica de color verdoso, con burbujas pequeñitas, que le da al mate un sabor riquísimo… Cuantos más detalles me daba Pedro, más me fascinaba y más comprendía que lo de “hacerlo con amor” era mucho más que una metáfora…

Para un gallego como yo, vivir por primera vez el rito de tomar mate con argentinos puede llegar a ser muy divertido. Por ejemplo, cuando te lo pasan por primera vez echas instintivamente la mano a la bombilla para remover la yerba. ¡¡¡NOOOOOO!!!, te gritan todos a la vez. “¡¡No toqués eso!!”. La bombilla no hay que tocarla sino solo para ajustarla ligeramente si se obstruye, o para cambiarla de posición cuando el mate está ya ‘lavado’. ¡¡La yerba no se remueve nunca!! Otra cosa divertida es que, la primera vez que sorbes y se lo devuelves al ‘cebador’ para que continúe la ronda, no debes decir “gracias“, como te pide la cortesía, porque en el rito del mate eso significa “gracias, ya no quiero más“. Por muy agradecido que estés, quédate callado o simplemente dí “¡Qué rico!”, porque en cuestión de mates agradecer antes de tiempo no es buena idea: ¡en la siguiente ronda te excluirán! Otra cosa: si alguien te pregunta “¿Querés una facturitas“?, no te están pidiendo que pagues tú la cuenta, IVA incluído, no… Las ‘facturas‘ son los bollos y bizcochitos que a veces se toman con el mate en plan merendola.

Todos los detalles forman parte del ritual y en el mate, como en España con el abanico, hay un lenguaje oculto. Si le devuelves el mate a otra persona que no sea el cebador, eso significa que esa persona te gusta ;-). Si no lo devuelves con la bombilla mirando al cebador, es un gesto de desprecio. Si lo retienes demasiado tiempo, alguien te dirá con socarronería “Qué hacés, ¿enseñando a hablar al mate?“. Si ya está muy ‘lavado’ (después de muchas rondas la yerba pierde la sustancia y el sabor), alguien dirá “¿Lo ensillás?” (significa renovar la yerba aprovechando la que sigue estando seca) y, si el lavado es exagerado, alguien se quejará de que es “invasión inglesa” (solo palos y agua caliente, así dicen ellos que echaron a los ingleses en la segunda invasión…).

mate_compartirA mí lo que más me gusta del mate es que significa, por encima de todo, compartir. Al tomar mate con alguien, compartes la bombilla, chupando todos del mismo sitio sin aprensiones ni escrúpulos remilgosos. Compartes además de manera equitativa y justa: ahora tomas tú, ahora tomo yo. Compartes el tiempo y el espacio. Compartes la conversación. Tomando mate, acabas compartiendo una pequeña parte de tu alma.

Me despido hasta otro día. Si tenéis un ratito libre, pasaos por mi casa – así, sin avisar – y nos tomamos unos mates…


.

Anuncios

16 thoughts on “Un mate y un amor

  1. Así, de golpe, me emocioné. Como argentina (sin nacionalismo exacerbado, ni mucho menos) el mate es parte de mi vida desde que tengo uso de razón. Te leí hablando de ese tan querido ritual y me emocioné de verdad. Es que es tal cual así, en el mate hay amor. Las mejores charlas, los peores llantos, las risas más tentadas con la gente que más amo en el mundo, estuvieron acompañadas de una ronda de mate. Gracias por este homenaje tan lindo y con tanta alma!!! Gracias!!!

    • Pero qué cruce más bonito de mensajes ha habido aquí :-). Resulta que la última vez que tomé mate contigo, María, fue en tu casa de Buenos Aires, Teresa, aunque vosotras no os conocéis. Antes habíamos tomado muchos en casa de Sole, en Girona, pero nos quedan muchos por tomar, María. En cuanto a tí, Teresa, nunca hemos tomado mate juntos pero nos lo debemos. Besos a las dos.

      • Hola estimado Chema,
        Al igual que María, me emocioné mucho al leer todo el desgloce cultural que haces respecto al compartir la idiosincracia del mate. Yo como chaqueño, Sur Boliviano, me encuentro hace muchos años viviendo en La Paz, donde comparto el mate con los colegas de oficina y los amigos de la familia los fines de semana. Me gustaría invitarte a compartir unos mates cuando pases por La Paz, Bolivia.

  2. ¡Hermoso! ¡Qué lindo que el mate pueda suscitar en otros lo que significa para nosotros, los argentinos! Te mando un fuerte beso desde Mar del Plata… oh casualidad, bebiendo mate en este mismo momento 🙂

    • ¡Gracias, Juliana! Supongo que si el mate significa tanto para mí es porque tengo debilidad por tu país y amo casi todo lo que viene de allá. El mate simboliza de alguna forma todo eso. También te mando un beso fuerte, en mi caso sin tomar mate (hoy no) y desde Madrid (que, por lo que leo en tus blogs, es una ciudad que tampoco te resulta indiferente…).

  3. Hola! Soy Cielo, argentina hasta la médula, tuve la suerte de toparme con este post que realmente en cada línea me sacó una sonrisa porque no puedes haber descripto de manera más perfecta todo lo que significa para un argentino el mate. En su esencia, el mate es compartir, símbolo de amistad, y no sólo con amigos sino con el otro. Saludos!!!!!

    • Hola Cielo, encantado de verte por aquí. Hace poco, un amigo español estuvo unos días en Argentina y, al volver, me dijo que nunca había conocido a una gente tan afectuosa. Quizá el mate tenga algo que ver, por eso de que implica compartir con todo el mundo… Ese afecto lo sentí yo la primera vez que estuve por tus pagos, y es ese afecto lo que me hace volver siempre que puedo. Así sois y así os percibo, y por eso adoro tanto a tu país. Besos desde el otro lado del charco, y gracias por pasarte por esta ventanita 🙂

  4. Pingback: Amantes | Ultimate Wanker Press

  5. Y yo que no tomo mate, me acuerdo de esas costumbres y me da nostalgia estando lejos!! Lo que a veces me pasaba, tomando tereré en otros lados, es que me lo devolvían con agua todavía, como si fuese un vaso de jugo que hay que compartir! La cultura del mate =) Besos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s