El Gobierno tala de raíz el árbol de la ciencia

arbol_muerto_bnAviso: el texto de hoy no va a ser ni bonito ni literario ni optimista, pero ya dije el primer día que algunas de las cosas que escribiese aquí iban a servir para canalizar mi cabreo (y también, de paso, para hacer denuncia). Mañana retomaré el blog con el humor recuperado (y vosotros volved, por favor ;-)). Hoy trataré, eso sí, de terminar con música para endulzar un poco mi mala leche de hoy, así que si alguien quiere evitársela pero no renuncia aescuchar una buena canción puede ir directamente al final (o volver mañana directamente).

Hace poco más de un mes escribí en facebook que el gobierno (con minúsculas) de españa (con minúsculas) se estaba cargando la ciencia. Pues bien; las peores pesadillas se están haciendo realidad. En el Consejo de Ministros del Viernes pasado (Viernes es sinónimo de “día de los sablazos” desde que gobierna el PP), se dio la puntilla a la investigación en España. Se hizo, además, con alevosía, premeditación, ensañamiento y todos los agravantes que podáis encontrar – incluyendo el de hipocresía – salvo el de nocturnidad, porque los Consejos de Ministros se celebran por la mañana.

La financiación pública de la ciencia en España funciona más o menos así: un grupo de científicos redacta un proyecto de investigación (prepara una propuesta ultra-detallada y ultra-documentada) diciendo qué quiere hacer, cómo piensa hacerlo y qué necesita para hacerlo. Los proyectos son a tres años. El Ministerio encarga a un grupo de expertos la evaluación de las propuestas y de los currículos de los investigadores que lo proponen, y como resultado de este proceso de selección los mejores proyectos son elegidos para ser financiados. Con esa financiación, los grupos se dotan de infraestructura, contratan personal (bien jóvenes que empiezan su carrera investigadora y que realizarán su tesis doctoral, o bien personas que ya son doctores), o financian su participación en congresos científicos donde intercambian ideas, por citar varios ejemplos.

A nosotros este año nos evaluaron positivamente un proyecto que yo encabezo (soy el “investigador principal”, como se dice en la jerga) y que implica a 32 científicos de tres universidades y tres hospitales españoles. Con el dinero que nos llegaría podríamos sobrevivir tres años haciendo ciencia (o tratando de hacerla) y dos personas obtendrían becas o contratos para poder trabajar e iniciar su carrera investigadora. Nos iban a dar 206,000€ (un 20% menos de lo que pedimos) para infraestructuras, contratos y viajes, en los tres años de duración del proyecto.

2012.06.18_inversion_cap1-8_espEn los Presupuestos Generales del Estado para 2012, el gobierno de Rajoy ya decidió recortar en un 25% (que se dice pronto) la inversión en I+D+i en España respecto a la de 2011. Con eso ya contábamos. Fue un balazo en pleno abdomen, pero al menos quedaba la posibilidad de sobrevivir. El Viernes, de manera alevosa, el gobierno dio a la malherida ciencia española el tiro de gracia tomando dos decisiones insólitas. La primera es que el dinero, ya recortado de partida, te lo darán en cuatro años y no en tres. Es decir, que el dinero que tenía para los próximos tres años me va a tener que durar un año más.  ¿Cómo estiro el dinero? ¿Les digo a los dos investigadores que tengo que contratar que el cuarto año no se lo pago?

La segunda medida es todavía peor: el primer año solo nos dan el 10% del total. El resto te lo van ingresando en años posteriores. Vamos, que para el primer tercio del proyecto solo dispongo de la décima parte del dinero. Le diré a la empresa que me vende los procesadores para el superordenador que solo les pagaré el 10% del coste (cuestan 60 mil euros), pero que no se preocupen que ya les pagaré el resto dentro de unos años. Les diré a los dos investigadores contratados que aunque trabajen como mulas el primer año no les podré pagar más que un poquito (¿cuánto? ¿unos 500 euros al mes, más o menos, por un trabajo a tiempo completo?), pero que no se preocupen, que a partir del segundo año podrán empezar a cobrar los atrasos (de un sueldo ya disminuido de partida en un 25%). ¿Alguien es tan optimista para creer que voy a poder convencer a algún incauto? Por no hablar de que me tendría que comportar (en la práctica, que no en la idea) como un empresario explotador. A mis años… Como veis, esta medida equivale de facto a que ejecutar el proyecto sea sencillamente imposible. Y lo que estoy contando aquí es aplicable a todos los grupos de investigación de todas las universidades de este país.

El Miércoles pasado, A., una alumna brillante de mi curso de Bioelectricidad, entró en mi despacho (tímida, como es ella) para decirme que había decidido no seguir adelante con su idea de presentarse como candidata a una de las becas/contrato (todo esto antes de saber lo que os acabo de contar). Me dijo que la idea de trabajar en ciencia le seguía pareciendo apasionante pero que creía que no tenía mucho futuro y tenía miedo de entrar en esa carrera tan incierta laboralmente. Le tuve que decir a A., con todo el dolor de mi corazón y de mi cabeza, que comprendía perfectamente sus razones, mientras pensaba sin decírselo que España se perdía, una vez más, un talento para la ciencia. Como A. hay miles de casos hoy en este país. Es cierto que la ciencia no tiene fronteras (y esto es uno de sus mayores atractivos), que los límites son el mundo entero, pero no todo el mundo está dispuesto a exiliarse porque, entre otras cosas, volver después resulta casi imposible si uno quiere seguir dedicándose a esto…

Cuando planteo  estas cosas, algunos dicen eso de “¿Qué parte de “NO-HAY-DINERO” no entiendes?” Lo siento pero no me vale. Primero, porque la cantidad de dinero del que dispone el estado se puede aumentar. Impongan un impuesto para las grandes fortunas. Impongan un impuesto de patrimonio. Persigan el fraude fiscal de los grandes empresarios en lugar de amnistiarlos. Segundo, porque el dinero que hay se puede distribuir de diferentes maneras, y la decisión no es una cuestión aséptica de gestión pura y dura sino que es ideológica. Se puede priorizar la educación frente al gasto militar, o se puede opinar que los militares son mejores y trabajan más que – por ejemplo – los profesores y actuar en consecuencia. Se puede anteponer la sanidad a las infraestructuras innecesarias (como un aeropuerto sin aviones o palacios de congresos sin congresistas), o se puede privatizar aquélla mientras se justifican éstas. Se pueden potenciar las políticas sociales o se pueden regalar miles de millones de euros a los banqueros que han estafado a miles de familias (en lugar de juzgarlos y encarcelarlos). Se puede tratar de mantener el gasto en I+D+i o se puede tomar la decisión insólita de regalar millones de euros a los clubes de fútbol para sufragar sus deudas como acaba de hacer la Generalitat Valenciana demostrando una vez más que el fúrgol es lo primero y que Valencia es lo millor.

Como escribí el otro día, en el origen de cada electrocardiógrafo, de cada ala de avión, de cada medicamento contra el cáncer, de cada placa solar o hasta de cada champú para cabello graso hay una ecuación o un experimento. Después hubo una empresa que lo fabricó, creando empleo en el camino; unas personas que trabajaron en ello y una sociedad que lo disfrutó, pero al principio de la cadena hubo un científico al que alguien tuvo que financiar con dinero público. Sin una economía basada en el conocimiento, las empresas no podrán innovar y terminarán por desaparecer, los chavales y chavalas que salen de las facultades de ciencias y las escuelas de ingeniería tendrán que emigrar para poder vivir de su trabajo y el beneficio se lo llevarán otros. Ya está empezando a ocurrir. No lo notaremos mañana ni pasado, pero sí dentro de 10 años y para entonces ya no habrá vuelta atrás. El problema es que el gobierno no está podando las ramas del “árbol de la ciencia” sobre el que escribió Pío Baroja: está utilizando la excusa del déficit para arrancarlo de cuajo. Cuando arrancas un árbol, lo malo no es solo que el árbol se muere: es que te quedas sin semillas y, peor aún, la tierra se vuelve yerma. Pasados los años, ya no sirve para cultivar.

Yo no sé si el gobierno del PP es consciente de las consecuencias de dejar tan malherida a la investigación científica en España. No sé si se dan cuenta de que los países ricos no invierten en innovación por ser ricos, sino que son ricos por invertir en innovación. Yo creo que son tan miopes que no saben distinguir entre gasto e inversión. Son tan mediocres que son incapaces incluso de ver los beneficios económicos de la ciencia a través de sus gafas de concha. Pobre Unamuno. Cuando dijo aquello de “¡Que inventen ellos!” no sabía que estaba hablando del siglo XXI español.

Ya está, ya solté lo que quería decir. Por favor, no os vayáis: volved por aquí mañana. Prometo volver yo también con algún texto más optimista… Y para que quede clara mi intención, voy a terminar – como prometí al principio – con música. Por si alguien no se da cuenta de la cantidad de cosas que la ciencia y la tecnología ponen a nuestra disposición, Jorge Drexler se encargó de enumerarlas en este rap original, mareante y genial. Pero como dice el estribillo, de entre todas esas cosas solo hay dos imprescindibles y esas no me las quitarán ni los recortes de Rajoy ni las risillas de Montoro: mi guitarra y vos. Os dejo con Drexler. Hasta mañana.

.

Anuncios

17 thoughts on “El Gobierno tala de raíz el árbol de la ciencia

  1. Absolutamente desolador. Yo no sé si son ignorantes o malas personas, o las dos cosas, pero están destrozando la educación pública, la investigación y el futuro de mucha gente.

    • Lo están destrozando, y no sé si ya se ha llegado al punto de no retorno a partir del cual será imposible reconstruirlo (o harán falta décadas). A mí lo que me parece increíble es que habiendo tanta inteligencia convencida de que otro modelo de sociedad y de estado son posibles (modelos donde se respeten los valores básicos de justicia, libertad, responsabilidad, respeto activo y diálogo – ¿quién me enseñó a mí eso? 😉 – no se escuche a esas mentes pensantes más allá de los clásicos foros de izquierda sin repercusión de masas. Félix, os necesitamos en la política…

  2. Cuando aquí tardemos más tiempo en salir de la crisis que en otros lugares, se preguntarán por qué… y la solución la tienen en la falta de inversión en temas de investigación…

    • Por eso y por más cosas (burbuja inmobiliaria, por ejemplo), pero todo se reduce a lo mismo: un modelo de crecimiento no sostenible, y eso sí tiene que ver directamente con la falta de inversión en innovación. Antes incluso del recorte de este año, España ocupaba el lugar 16 de entre los 27 paísis de la UE en inversión en I+D+i como porcentaje del PIB, y eso es muy significativo…

  3. Efectivamente, el problema no es que no hay dinero (que también) es cómo emplea ese dinero. Aquí van unas cifras que, a mi personalmente, me resultan poco menos que insultantes.

    Presupuesto para investigacion (civil) en 2012 (25% menos que el año anterior): 5 633 millones de euros

    Presupuesto para la iglesia católica (en este nuestro estado supuestamente aconfesional) en 2012: 13 266 millones euros (ningún cambio con respecto al año anterior).

    Fuentes: El Pais
    http://economia.elpais.com/economia/2012/04/03/actualidad/1333450087_152381.html
    http://economia.elpais.com/economia/2012/04/04/actualidad/1333565920_690795.html

    • En realidad, si interpreto bien el artículo de El País (que es algo confuso con los números), la asignación a la iglesia católica con dinero proveniente de la declaración del IRPF será de 159 millones de euros, lo que supone una asignación mensual de 13.266 (es decir, aproximadamente trece millones y cuarto al mes: el periodista utiliza la coma – y no el punto – para indicar la separación decimal). Lo que sí es cierto es que (a) el estado sigue financiando a la iglesia católica, (b) la iglesia católica sigue gozando de privilegios difíciles de justificar (como por ejemplo no pagar IBI, aunque si no me equivoco esto también se aplica a partidos políticos y sindicatos), y (c) no sufre recortes (iba a decir “milagrosamente”, pero quedaría demasiado sarcástico). Desde luego que todo esto también es una cuestión ideológoca y no técnica…

    • Pues sí, Karen, ¿a dónde vamos? (por un momento estuve tentado de responderte con la canción de Silvio: “¿a dónde van las palabras que no se quedaron? ¿a dónde van las miradas que un día partieron?”… 😉

  4. Adjunto un artículo que puede echar algo de luz sobre el tema y que ayudaría a dicernir si realmente es un problema económico o ideológico.

    Yo hace muchos años que estoy en la Universidad; en Argentina, Inglaterra y España y he vivido la experiencia de la Universidad (FREE) en los dos posibles significados del significante FREE en la lengua inglesa.

    Un saludo,

    Eduardo

    http://dl.dropbox.com/u/3682330/Academic%20Freedom%20and%20the%20Corporatization%20of%20Universities_CHOMSKY.pdf

    • No, Julia, gracias a ti por atreverte a entrar con apasionamiento en este mundillo sabiendo lo duro que está el camino. Ojalá puedas seguir adelante con esto (¡seguro!). Dale un abrazo de mi parte a todos mis mañicos. Espero que te guste el blog 😉

  5. que cierto es todo lo que expresas CHEMA.
    Lamentablemente, lo que tu expones, nosotros hace varios años, y mas años, que lo sufrimos pasan los gobiernos, de una ideología
    y de la otra, y a la escuela publica y la investigación, cada vez menossssss, a pesar que en sus discursos y palabras, dicen lo contrario.
    Pero la realidad es tal cual la cuentas tu.

    • Yo, por lo poco que sé gracias a dos colegas-amigos argentinos que trabajan en investigación en instituciones públicas en Argentina, tengo la impresión de que las cosas se hacen con bastante seriedad. El sistema de evaluación de los investigadores del CONICET, por ejemplo, me parece más acertada, justa y eficaz que la del CSIC en España…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s